¡Mi primer año como freelance!

¡Hola de nuevo! No sabía realmente si publicar esta nota, por todos los acontecimientos que han sucedido en México, pero creo que no se trata de parar todo, si no de buscar todas las maneras de ayudar, por ello, puedo decir muy orgullosa que hoy con mi tienda ElyyRg, hicimos la primer donación de víveres que se va hasta Oaxaca, agradezco inmensamente a todas esas personas que apoyaron, compraron y donaron, si quieres saber más de ello, da clic aquí.

Continuando con la nota, y como dice el título, oficialmente ¡CUMPLO MI PRIMER AÑO COMO FREELANCE! Sinceramente, apenas caí en la cuenta de ello, no puedo creer lo rápido que ha pasado el tiempo.

Antes de platicarte un poco sobre ello y mi experiencia, si no conoces el término, freelance es: “Un profesional que presta algún servicio a una persona o empresa de manera independiente y que recibe una remuneración por ello. Puede trabajar localmente u ofrecer sus servicios por Internet y por lo regular trabaja desde casa”.

Así es como actualmente me encuentro trabajando, se que suena bastante fácil eso de trabajar desde casa, pero en realidad, es más complicado de lo que parece. Te diré cómo ha sido para mi, iniciar desde cero, organizarme, buscar clientes, tener un sueldo base y sobre todo, lograr tener seguro social. Primero que nada, cada freelance es diferente, esto es una de las genialidades de ser freelance “tú puedes elegir y construir todo, a tu manera”

Todo comienza oficialmente en Septiembre del 2016. Después de 4 meses de egresada y de haber trabajando en una agencia, me di cuenta que trabajar para alguien más, no me permitía crecer en otros proyectos personales, ni tampoco me dejaba ganas o tiempo para ellos.

Inicié trabajando desde casa con una empresa, la cual me ofrecía un sueldo mensual y me dio la oportunidad de ahora sí, seguir con mi tienda ElyyRg y además trabajar con otros clientes. Estuve trabajando así por aproximadamente 6 meses, hasta que el “término freelance”, se empezaba a esfumar. Las cosas no me estaban saliendo como esperaba, mi organización no estaba del todo bien, le di prioridad a otras cosas y esto hacía que no creciera como debería. Además, para esta etapa, mi propio branding, aún no estaba definido, esto provocaba que no ofreciera correctamente mis servicios, me sentía bastante perdida. Me costó mucho tomar la decisión porque aunque todo era un caos, tenía un sueldo base bastante cómodo y al dejarlo, perdería la pequeña cosa estable que tenía, sin embargo, valore lo importante para mí y tomé otro rumbo.

Antes de decir adiós a la empresa con la que trabajaba, me aseguré de tener un plan de emergencia, el cual me sustentó por algún tiempo , hasta tener nuevos proyectos. Adicional, se me presentó la súper oportunidad de trabajar con una nueva empresa que me ofrecía seguro social, así que sí, todo iría mejor. Aunque siendo honesta, en esta ocasión no decidí en base al dinero, si no, a mis objetivos, el crecimiento personal y lo que aprendería.

Simplemente “me organicé”. Ahora sí, me marque objetivos smart, me visualicé y aclare todo lo que quería para finalizar este 2017. Parte de este proceso fue definir mis servicios y renovar mi branding. Otra de las tareas que realicé, fue darle seguimiento a mis actuales y anteriores clientes, era importante, brindar el servicio que se merecen. Para finalizar, quiero compartirte los puntos importantes que definí, dentro de este año de freelance que me permitirán, seguir creciendo:

  1. Aunque no lo parezca, SIEMPRE TUVE UN PLAN DE EMERGENCIA. En cuanto a proyectos y un fondo de ahorros.
  2. ARME TODO EL PAQUETE DE MI NEGOCIO: Plan, métodos de pago, contratos, sitio web, horarios de trabajo y por supuesto, días de descanso.
  3. VERDADERAMENTE, ME ORGANICÉ. Tome mi agenda, calendario, libreta de listas, seleccione una libreta y una carpeta e inicie a clasificar mis clientes, citas, proyectos, avances, etc.
  4. ME VOLVÍ SEDENTARIA. La realidad es que, si no tienes citas o reuniones, no te da ganas de arreglarte y a veces te concentras tanto en tu trabajo que las horas vuelan. Aunque actualmente después de las 6 PM, ya evitó tocar la computadora y realizó diariamente ejercicio, debes de saber que esto es algo que pasará al volverte freelance.
  5. APRENDÍ A DECIR NO, A LOS CLIENTES NEGATIVOS. Ser freelance no quiere decir que tienes que aceptar todos los proyectos. No todos los proyectos son positivos para ti.

Ha sido una gran experiencia, la verdad es que para mí, esto ha sido un pedacito de éxito y me causa mucho orgullo decir ¡LO LOGRÉ! Aún me falta mucho por aprender, por vivir y por trabajar pero creo que como primer año, me fue muy bien.

¿Tú que opinas de ser freelance? ¿Trabajas de este modo o te gustaría hacerlo? Si eres freelance ¿Qué puntos importantes has definido hasta ahora?

Escríbeme todos tus comentarios y dime que piensas.Agradezco siempre que me leas, pero sobre todo, que compartas mi nota para llegar a más personas ¡MUCHAS GRACIAS! ¡Hasta la próxima!

Nota re diseñada. Fecha de publicación original: VIERNES, 22 DE SEPTIEMBRE DE 2017

totop