fbpx

Los 5 aspectos para definir tu identidad de marca

Identidad de marca

Hace un par de días, compartía en mis redes acerca de los beneficios de conocerte como marca (si aún no me sigues en Instagram o en Facebook, te recomiendo que lo hagas porque ahí te comparto muchas herramientas para tu proyecto).

Te decía que día con día veo cómo nacen proyectos, algunos de ellos, de verdad son muy buenos, tienen ideas innovadoras o benefician a la sociedad pero, de repente, se van.

De acuerdo al Centro para el Desarrollo de la Competitividad Empresarial el 75% de las PYMEs mexicanas, fracasa durante los primeros 2 años de existencia y uno de los principales factores es su mala planeación, que aunque no lo creas, va completamente relacionado a no conocerte como marca (sí, no saber tu identidad).

Hasta ahora los emprendedores no terminan de entender qué es el branding (identidad e imagen) y para qué sirve. Es cierto que un proyecto puede funcionar sin tener definido esto, sin embargo, si éste desea consolidarse, crecer y sobretodo destacar de su competencia, tiene que saber todo sobre su propia marca.

Claro que todo puede funcionar solo teniendo un logotipo, sin embargo, en un corto plazo, necesitas desarrollar tu identidad.

Si no tienes ni idea de lo que debe contener tu identidad de marca no te preocupes, aquí te diré los 5 aspectos que si o sí, debes tener definidos.

Antes de definirlos, tienes que saber:

¿Qué es tu identidad de marca?

Tu identidad es todo aquello que le da sentido y da un valor único a tu marca, la diferencia del resto, te da tu esencia y sirve para identificarla.

¿Qué elementos forman parte de tu identidad de marca? 

#1 Tu filosofía.

Está se compone de tu misión, visión y valores.
Es muy probable que en la escuela te hayan hartado con esto o que ya hayas leído, acerca de ello pero no sepas su importancia. Su importancia radica en que son las bases de tu proyecto, si hablaramos de construir una casa, estos son tus cimientos.

Misión. Es tu propósito o razón de ser como proyecto.
Visión. Es la meta a largo plazo que aporta valor al mundo, la sociedad.
Valores. Son los que marcan tu reputación y te dan coherencia.
Te recomiendo ser más creativ@ a elegirlos. Algo que debes recordar es que si dices que tus valores son tales, entonces síguelos y transmítelos, todo debe tener un sentido para que no pierdas tu credibilidad como marca. 

#2 Tu propuesta de valor.

Para tu propuesta de valor, te recomiendo usar el círculo de oro de Simon Synek y responde las preguntas: ¿Qué es lo que haces? ¿Cómo haces lo que haces? ¿Por qué lo haces ? 

Es la declaración de lo que ofreces al mundo y también debes de pensar en el problema qué estás resolviendo a tu cliente, así que realiza una investigación que te ayude a conectar tu porque con lo que tu cliente realmente necesita. 

#3 Tu voz y personalidad.

Es momento de crear marcas más auténticas. Tu personalidad es lo que te permitirá relacionarte con tu audiencia, conectar emocionalmente con ella, como un ser humano.

¿Cómo eres? Alegre, chistoso, formal, etc ¿Cómo es tu marca? Trata de definirte por lo menos con 5 adjetivos. Además ¿Cómo deseas comunicarte? ¿Va acorde a tu cliente ideal?

#4 Tu cliente ideal.

¿Sabes quién es? Cómo proyecto necesitas saber a quién te diriges. Uno de los errores más grandes es creer que tu cliente son todos. 

Tu cliente ideal o buyer persona es aquella que pagará por lo que ofreces sin cuestionar porque sabe tu valor, ha encontrado en ti la solución perfecta a sus necesidades y sí, te compra constantemente.

Te recomiendo definir de 1 a 3 clientes ideales (no más), y ser de lo más específico con ellos. Ya no sólo se trata de conocer sus aspectos demográficos, también conoce sus aspectos aspiraciones, como sus hábitos de consumo, emociones, comportamientos.

#5 Tus objetivos.

Tus objetivos de marca son tal cual, tu plan de acción.
Define tus objetivos a corto (menos de 6 meses), mediano (menos 2 años) y largo (más de 2 años) plazo. Trazar tus objetivos, te permite saber hacia dónde irás, cuando invertir, qué es lo que necesitarás para tu proyecto y sobretodo, aprender a tomar las mejores decisiones.

Recuerda que al desarrollar tu identidad de marca, te será mucho más fácil desarrollar tu imagen, tu comunicación, tu contenido y saber cuáles serán las mejores herramientas para ti al momento de posicionarte digitalmente.

Si aún no sabes ni quién eres como marca, puede ser que probablemente por ello, no esté funcionando lo que estás haciendo.

Es importante que entiendas y que no puedes dejarle a nadie más el trabajo, que te toca hacer a ti, como marca, como proyecto y como emprendedor.

Si aún tienes dudas y te gustaría trabajar tu identidad de marca con un profesional, bueno, aquí estoy para ti. Sólo da clic aquí y conoce todos los detalles de las asesorías personalizadas 1:1 que he creado para emprendedor@s como tú.

Y bueno, deseo enormemente qué esta nota te haya ayudado a definir y pulir eso qué tal vez sentías qué le hacía falta a tu proyecto. Si crees qué está información le pueda servir a alguien más ¡No olvides compartir! Ayudémonos a ser emprendedores cada vez más conscientes, preparad@s y autónom@s.

¡Muchas gracias por leerme! Hasta la próxima.

Como ser freelancer sin morir en el intento. PARTE 1

Ser freelancer fue una de las decisiones más difíciles pero más importantes de mi vida. Una decisión que no se toma a la ligera, al decir sí, estas dispuest@ a sobrellevar todo.

Para mí, fue una de las mejores decisiones. Me ayudó a definir quién era, qué es lo que realmente quería y que estaba dispuesta a hacer por alcanzar mi sueño.

Lo positivo de mis fracasos, es poder contarlos, para ayudar a otras personas, a que empiecen con el pie derecho (y no como yo). Cuando yo empecé, no tenía ni la menor idea de lo que era ser freelance o que yo, con mi forma de trabajar, lo era.

Sobre la marcha fui aprendiendo a la buena pero también a la mala, muchísimas cosas, por ello esta nota será una serie de 2, 3 o más partes (aún no defino cuantas), donde te hablaré sobre esas lecciones que tienes que saber para sobrevivir como freelancer por más de 3 años.

Primero te cuento, yo empecé a freelancear “oficialmente”, por ahí del 2013, estaba cursando el segundo semestre de mi carrera y me ofrecieron trabajar como wedding video editor. Al principio iba al lugar a editar pero después de hacerme de equipo, empecé a hacerlo desde casa, empecé a trabajar para dos empresas más y sin darme cuenta, me volví freelance. Durante estos años,  claro que trabajé en agencias, pero casi en su totalidad mi estilo de vida fue freelancear.

En la empresa que inicié, tenía un pago por boda, pero cuando emigró, descubro algo “Yo puedo ponerle precio a lo que hago, conforme a lo que sé”, también descubrí que sin horarios o sin metas, no llegaría a ningún lado.

1. Eres tu propio jefe. Es lo primero que debes entender.


Para qué tu carrera como freelancer evolucione, tienes que entender qué ahora estás solo, nadie más te dirá qué hacer, en qué horario lo tienes qué hacer, tus deadlines, qué debes planear o cómo puedes atraer más clientes. Aquí todo depende de ti y solamente de ti.

Si no tienes estrategias, si no te organizas, si no pones un orden y eres responsable, puede que logres avanzar pero créeme, llegará un punto en el que te vas a estancar, porque seguirás incurriendo en los mismos “malos” procesos, en los mismos errores.

Tienes que tener siempre presente:

“Si tú mismo no tomas en serio tu trabajo, no esperes que los demás lo hagan”.

2. Tienes que tener un sueldo. Así es, necesitas asignarte un sueldo.


¿Por qué? Bueno, tener una meta de sueldo, te ayudará a saber cuánto trabajo o no, debes tener y hacer por mes.

Esto también te ayuda a saber cuánto y cómo cobrar. La realidad es que nadie más que tú mismo podrá decirte cuanto cobrar, porque tú eres el que sabe cuánto vale tu trabajo.

Puedes guiarte de esta tabla.


¿Y cómo puedes sacar tu sueldo? Aquí te digo un modo:

1)Determina cuánto quieres ganar al año. Se realista pero tampoco pienses en pequeño, ten en cuenta tu vida actual y gastos.

2)Digamos que quieres ganar $100,000 pesos al año, esta cantidad divide un porcentaje entre tu sueldo y tus gastos. Te recomiendo que sea un 80% sueldo y 20% gastos. Los gastos son todos esos pagos que debes hacer para que tu negocio funcione y qué son importantes para poder “sobrevivir”.

3) Ahora, define cuantos meses al año trabajarás, digamos que 11 (lo cual está bien, tienes 1 mes de vacaciones), divide los $100,000 / 11 y te dará $9,090, a esta cantidad agrégale un 5%. Ese 5% lo llamaremos beneficios y como freelancer, tu no tienes un aguinaldo o utilidades fijas, así que tómalas de aquí.

4)Ya sabes qué al mes ganas $9,545. Determina los días qué trabajarás por semana, luego las horas que trabajarás al día, para saber cuántas horas trabajas al mes.

5) Divide tu sueldo mensual ($9,545) / las horas que trabajas al mes (100). El resultado, nuevamente adicionale el 5% de beneficios.

6) Ahora ya sabes cuánto vale tu hora, por tanto cuanto valen tus días, tu semana y tu quincena. Adapta tus servicios, costos y carga de trabajo conforme a esto.

7) Tienes que saber qué esta cantidad es un estándar, para que no disminuyas, a la hora de cotizar, aunque claro, puedes aumentar.

3. Eres una marca personal. Si, te vendes a ti.


En pocas palabras tu empresa, eres tú, así que debes aprender a venderte.

Tu personalidad, tu ropa, tu forma de ser, todo eso te hace diferente ¿De qué manera te van a reconocer? ¿Cuáles son los atributos que te hacen único? Véndelos.

Es normal que como marca personal evoluciones, pero evoluciona para aportar más, para aportar valor.

Tienes que recordar que aquí, si algo sale mal, el que queda mal eres tú. Pon mucha atención en tus procesos de venta y posventa ¿Cómo puedes dar ese plus a tus clientes + proyectos? Además prepárate por si algo sale mal. No sólo debes de tener un plan b o c, sino acabar con todo el abecedario.

4) Necesitas un plan de negocios.

Para algunos esto es la cosa más aburrida o tediosa que incluso te dicen que es cosa del pasado, pero sabes, la vieja escuela rocks!

Como te dije, yo al iniciar no tuve asesoría o alguna guía que me dijera cómo hacer que mi proyecto funcione, lo aprendí conforme el camino y aunque me dio mucha flojera hacer toda la parte administrativa, tuve que hacerlo.

En la escuela cometen el error de mostrarnos todo esto de la misión y visión, como la cosa más de flojera y cotidiana pero no nos dicen que son indispensables porque estas cosas son las que le dan sentido y credibilidad a tu marca.

Además esto del plan de negocios te permite conocer tu mercado, tu competencia, saber cual es tu área de oportunidad, qué necesidades tiene tu cliente y así poder fusionarlo con eso qué amas hacer.

Y no olvidemos que también te ayuda a trazar tus objetivos, generar las estrategias para alcanzarlos, saber tu camino y cuando debes tomar las decisiones indicadas para tu proyecto.

La última lección qué te dejaré por hoy (no quiero que explote tu cabeza) es:

5) El dinero es tu canal. Necesitas sanar tu relación con el dinero porque es importante pero no lo es todo.


Si decidiste ser freelancer es porque estás del otro lado, es decir, eres de ese grupo de personas que desean vivir de lo que aman, entonces ¿Tienes que hacer cosas que odias para tener siempre dinero? La respuesta es no.

Ser freelancer implica hacer muchos sacrificios para poder seguir tu sueño. Habrán días buenos y días malos, pero no entres en pánico en los días malos, no aceptes esos clientes con los que odias trabajar, no aceptes esos proyectos qué odias hacer y no aceptes por dinero, todo aquello que odias, porque, si sigues esta constante, terminaras siendo mucho más infeliz, de lo que eras antes.

Además, te llenarás de tanto proyecto qué odias, qué cuando te lleguen los que amas, no tendrás tiempo para ellos.

El dinero es tu canal para poder crear, pero no es indispensable, hay otras cosas más.


A veces deberás tomar proyectos no por el dinero que te den, si no, por el valor que están representando para ti, tu crecimiento y tu satisfacción personal.

Aunque te hablaré más a fondo de esto, en la siguiente parte de esta serie.

Por ahora aquí terminamos, si te ha gustado, házmelo saber en los comentarios, así mismo, compártelo, para que pueda llegar a más personas, ya que mi meta es poder ayudar a las personas a alcanzar sus metas y creer más en ellos, así mismo, dime si estás iniciando a esto de ser freelance o si ya llevas tiempo en ello.

Deseo que estas lecciones te ayuden a pulir o decidirte por lanzarte a esto del freelanceo, por qué ser freelance no es fácil pero tampoco imposible, todo depende de ti.

¡Muchas gracias por leerme! Hasta la próxima.

LDV: Sólo ten paciencia.

Recuerdo muy bien qué desde el primer día que supe que era emprender o ser emprendedor, algo cambió en mi. Las primeras frases que se me quedaron fueron “vas a ser tu propio jefe, vas a tener algo qué será 100% tuyo”, pero nadie me dijo lo que todo esto implicaría.

Implicaría que yo desarrollaría algo llamado “workaholic”.

Y quiero contarte cómo inició esta “adicción por el trabajo” fue cuando uno de mis primeros proyectos emprendedores, como yo le llamo “no oficiales” salió a la luz, se llamaba Creaciones eLyy. Si me sigues de muchísimo tiempo atrás, sabrás de qué te hablo, y si no, te cuento. Este proyecto se enfocaba en reutilizar materiales para crear nuevos productos.  No funcionó, pero aquí es donde empecé a tener pedidos, a mezclar este proyecto con mi trabajo, estudios y a tener que trabajar todas las horas que se necesitarán. Y creo que hasta este punto, todo “bien”, pero en el 2013/2014, llegó ElyyRg y después, mi carrera universitaria.

Empecé a trabajar cada vez más y más, y más. Fue en 2015 cuando use por primera vez una agenda. El punto es, qué yo era buenísima para ordenar mis pendientes de la escuela o del trabajo pero mi vida personal y el cuidado a mi misma, eran un caos. Todo el tiempo era trabajo, estudio, emprendimiento, comer, dormir y morir de cansancio.

Por supuesto que esto tuvo unas enormes consecuencias en mi salud. Me costó muchísimo entender qué necesitaba tiempo para mi misma, para mi cuerpo, para descansar, incluso para comer, porque yo olvidaba hacerlo.

Aunque tenía estás secuelas, hasta hace año y medio que reaccioné. Es decir, egrese de la universidad pero año y medio después, yo seguía durmiendo hasta pasadas las 2 de la mañana y trabajando sin descanso. Poniendo de prioridad mi trabajo y sólo mi trabajo, porque mi pasión,  me hacía seguir sin límite de tiempo mis proyectos.

El manejo de estrés bueno, ni tiene caso decir que era malísimo. Había días que me costaba dormir, tenía insomnio, porque al cerrar mis ojos literalmente soñaba en mis pendientes. Me daba muchísima risa cuando me acostaba a dormir y cuando por fin dormía, soñaba en cómo estaba trabajando en ese logo, en esa agenda, en cómo hacía las cosas.

Hasta que, me fui de mi ciudad 2 meses y medio, con ello, pare absolutamente todo lo que tenía que ver con mi emprendimiento. Fue la cosa más terrible que te puedas imaginar, sentí como me quitaban ese cachito de mi corazón y lo ponían lejísimos.

Fueron días de llorar, de pensar en porqué tuve que tomar esta decisión, pero esta experiencia me enseñó a soltar, y darme cuenta que si suelto las cosas, NO PASA NADA, lo que es para ti, será.

Cuando regreso de este viaje, tuve que tomar toooodo desde cero. Clientes se fueron, disminuyeron los pedidos (imagínate, fueron sólo dos meses). Fueron meses muy difíciles para mí, me reproche a mi misma:tanto trabajo hecho en ya casi 4 años, para que perdieras todo. Sin embargo, entendí “a veces se necesita parar todo para poder descubrir porque lo haces”.

Aunque en el ámbito laboral las cosas se complicaban, pues resulta que conocí más mi vida personal, me di más amor a mi misma. Empecé a ver más a mis amigos, a mi familia, a darle tiempo a mi pareja, a darle tiempo a mis sueños.

Me iba todos los días a la cama, soñando en que lo lograría, en eso que añoraba, en qué encontraría las fuerzas, ganas y estrategias para hacerlo. Todo se veía tan difuso, creo que sin el apoyo de las personas que me quieren, me hubiera costado un poco más. Recuerdo que no le encontraba sentido a muchas cosas pero ¿Sabes? Nunca fui tan feliz en mi vida, como hasta ahora.

Encontré un pequeño equilibrio, sí, lo encontré. Empecé a disfrutar tanto mi vida laboral como personal y aunque claro que no tenía el éxito que yo esperaba, yo sentía que un pedacito de éxito, se estaba logrando. Porque entendí qué se debe celebrar hasta la más mínima cosa.

Me ayudo mucho encontrar mi razón de ser y mi propósito de vida, entendí porque debía levantarme todas las mañanas a hacerlo y qué si no lograba ciertas cosas, está bien, sólo debía buscar nuevas alternativas para lograrlo.

Pero, no te lo negaré, soy la persona más impaciente del mundo y eso claro que ha provocado varias de mis frustraciones, incluso, innecesarias, sin embargo, recientemente sucedieron varios eventos en mi vida que me hicieron entender esto: descansa, no pares de soñar, no pares de trabajar y sólo se más paciente.

Tuve uno de los meses más tristes de mi vida, creo que te conté que mi abuelito falleció y no se como explicarte que no tenía ganas de nada (por ello, no escribí el mes anterior) y fue que decidí NO HACER NADA, necesitaba tiempo para mí, para sanar, para encontrarme, para entender todo y fue casi al finalizar el mes qué sucede: pude cumplir parte de mi propósito de vida, ayudar a las personas.

¡Fui invitada a dar mi primer conferencia sobre branding para emprendedores! Me costó un poco prepararme porque si me sentía desmotivada, pero entendí que debía hacerlo, qué debía dar lo mejor de mi, que esto era lo que estaba esperando y la razón de porque todo había sucedido como sucedió. Quede muy satisfecha, pero luego, vino el doblete, me invitaron a dar otra conferencia, en la que tuve 90 gentes enfrente de mi.

De verdad que nunca me sentí tan agradecida con la vida, después de pasar por tanto llanto, un poco de drama, por tanta frustración, estrés, falta de equilibrio, esto fue, como el cielo para mi. Nunca imagine que las personas me vieran como ese apoyo para sus proyectos, pero qué aún más me hicieran participe de ellos.

No puedo explicarte lo motivada y feliz que estoy, porque gracias a un trabajo qué se viene haciendo de años, aunque tuviese que parar, sigue de pie, y sigue porque no he parado de trabajar, eso sí, he aprendido muchísimas lecciones en el camino, como que también necesito tomarlo con más calma.

A veces creemos que el éxito en nuestros proyectos, se logra a través de la completa estabilidad financiera, pero lo real es que tu idea, si es buena, si trabajas en ella, si investigas, buscas y la pules, tarde o temprano alcanzará una maduración que te permitirá entender por qué ha sucedido todo.

No puedo decirte que totalmente mi proyecto es exitoso pero sí, ha subido un pequeño o grande escalón, el cual podrá aumentar si, llevo a la práctica las lecciones aprendidas, las nuevas herramientas y renuevo las estrategias.

El ser emprendedor me ha ayudado a conocerme,
a modificar malos hábitos, a desarrollar valores, pero sobre todo a vencer mis miedos.
Hoy decido, aunque a veces me cueste trabajo o me desespere, acostarme en mi cama, mirar hacia arriba, cerrar los ojos y decir:

Ten paciencia porque lo vas a lograr.

Sólo deseo que sepas que emprender no es una tarea fácil pero si muy entretenida, que te deja un montón de lecciones de vida.

Si te ha gustado qué te comparta este pedacito de mi historia, házmelo saber para que siga haciéndolo y diciéndote cuáles son esas lecciones de vida que el emprender, me ha dejado.

Deseo que tengas el descanso que mereces y la paciencia que necesitas para alcanzar ese sueño que tienes.

¡Muchas gracias por leerme! Hasta la próxima.

5 Cosas que he vivido como mujer emprendedora

¡Hola! Esta es una nota que de verdad tenía muchísimas ganas de compartirte, te hablaré de como ha sido para mi ser mujer y emprendedora.

Todo empezó cuando estaba en la primaria, se qué me dirás ¿Estás hablando en serio? Pero sí, mi primer proyecto emprendedor fue, vender dibujitos. De ahí siguió en la secundaria, para la preparatoria lo fusione con la venta de pulseras y todavía recuerdo ese San Valentín, en el qué eran ya las 3 o 4 de la mañana, mi hermana por un lado, haciendo unas botellas qué vendería para recaudar fondos de su graduación, yo del otro lado, dibujando una tras otra tarjeta y mi mamá, ahí, viendo cómo podía ayudarnos.

Pensarás qué tal vez eso no significa emprender, pero ¿Qué crees? Sí lo es, un emprendedor es todo aquel creador de proyectos que tengan un impacto social y/o económico ¿Cómo mis pulseritas o dibujos tenían este impacto? Primeramente a mi bolsillo, segundo, hacían más feliz, la vida de las personas.

Y sí, fue así como llegué a la edad de 17 años con un proyecto llamado Luz y Oscuridad, acompañada de mis mejores amigos, después vino Arte Creativo, con la idea de darle nueva vida a nuestros desechos, no funcionó del todo, así que seguí, seguí pensando, creando y llegó ElyyRg, para después dar paso a mi marca personal, Elizabeth Albornoz. A partir de aquí, han venido proyectos como Sophíe Boutique, los Tihorappers, Taco de Trompa, etc, etc.

Han sido largos años, en los qué me ha tocado vivir de todo, porque si me sigues de tiempo, sabrás qué antes tenía dreadlocks (“rastas”), y mi rostro siempre aparenta un aspecto mucho más jóven de lo qué soy, haciendo qué todo esto junto, adicionado a qué soy mujer, hiciera que viviera las más interesantes experiencias, a continuación te compartiré 5 de ellas:

“ERES DEMASIADO JOVEN PARA SER UN PROFESIONAL”.

Tienes qué saber qué cuando yo empecé a emprender (y es qué apenas tengo 24 años), las cosas, ideales y todo, era muy diferente. Las personas seguían pensando qué los jóvenes éramos sólo eso, que no nos interesaba nuestras vidas y que nada lo tomábamos en serio, entonces, me tocó qué muchas veces, algunos clientes dudaban de mis capacidades y/o conocimientos porque creían que “era muy joven para saberlo”. Sólo veían mi rostro y decían qué tenía menos de 18 años, cuando no, ya tenía mis 21 añitos. Este fue uno de mis mayores obstáculos y qué supe lidiar con ello, cuando identifique quienes eran mis “verdaderos” clientes.

Mi madre me dice que con mi nuevo corte, me veo todavía más joven, creo que es algo que agradeceré cuando tenga mis 40.

Anécdota: Recuerdo cuando un cliente me contacto para una comisión. Este contacto fue vía redes sociales, cuando me reuní con él, al verme me dijo “wow, te ves muy chiquita”. Y aunque en esta ocasión el cliente fue y es hasta la fecha, un cliente muy apreciado, es una de las tantas veces que escuche esto y no siempre, tuvieron un final feliz.


“LOS HOMBRES SABEN MÁS QUE LAS MUJERES”.

Aunque no lo parezca, el mundo de los proyectos y negocios, estuvo mucho tiempo marcado como qué “el hombre era el líder”, no lo digo de mala manera, simplemente qué a mi me toco vivir esta idea qué tienen algunas personas de hacerle más caso a otro que no sea una mujer.

Anécdota: Un cliente le encantaba mis diseños y quería continuar con el servicio de creación de contenido en redes, pidiéndome que armará paquetes para presentárselos, pero cuando nos reunimos, me encontré con que había traído a otra persona (hombre), para que liderará el proyecto. Para serte honesta, nunca había reflexionado esto, hasta que escribí esta nota, estuve feliz trabajando con este cliente, pero hasta ahora reconozco qué sí, dudaron de mis capacidades por el hecho de ser mujer y joven.

“TACHADA POR TENER RASTAS”.

Toque el tema de las rastas, porque quiero qué imagines esto: Ser emprendedora, mujer, joven y con rastas. Suena a una mala combinación ¿Cierto? Pues sí, un gran tiempo lo fue, porque las personas creían todos esos mitos sobre las personas con rastas, pero los clientes qué se atrevían a confiar en mi trabajo, así como mi experiencia, lograron irse satisfechos con sus proyectos terminados.

Anécdota: Me dio impotencia pero a la vez risa. Por lo regular yo tenía mi proveedor de impresiones pero justo ese día, habían cerrado por extrañas razones, así que, en la misma avenida, había un par de negocios más. Fui al que quedaba más cerca, entre, di mi USB, los detalles de impresión. Me imprimen mi “x” cantidad de hojas y al entregármelas veo una línea azul como de 3mm que abarcaba todo el costado izquierdo de cada una de las hojas, miro a la chica y le digo que no puedo aceptar unas impresiones así, que porque no me comento del error de su impresora al imprimir, la chica no supo que hacer y en eso se acerca la que yo supongo era la dueña, me dice “si no tienes dinero para pagar impresiones, mejor no las pidas, además tu diseño es el que trae esa mancha azul”. Tome mi USB, y me fui de ese horrible lugar.

“TRABAJANDO CON LOS GRANDES DEL #SURESTECREATIVO”.

No todo han sido cosas malas, una experiencia que nunca olvidaré, es cuando reconocieron mi trabajo.

Anécdota: Nunca olvidaré cuando Oscar Fink, me llamo e invito a colaborar en Taco de trompa, al inicio dude pero al ir a la primer junta, nunca voy a olvidar la sensación de miedo que sentí, al darme cuenta que estaba sentada frente a grandes exponentes de la ilustración en Cancún, ahh y todos eran hombres. Dude mucho de mis capacidades y sentía que no, no podría lograrlo pero cual fue mi sorpresa, cuando presente mi boceto, y todos, en verdad, todos, hicieron comentarios super positivos que me hicieron sentir la mujer más soñada. Agradezco tanto la oportunidad que tuve porque aprendí y aprendí mucho de los grandes.

“MENSAJES DE APOYO”.

Por último creo que una de las mejores cosas que he vivido al emprender es, leer y escuchar “Me inspiraste”. De verdad no tienes una idea de las ganas que me dan hasta de llorar cuando las personas se acercan a mí, para decirme esto. Como te escribía arriba, un emprendedor crea algo que genere un impacto social & económico, el impacto que yo deseo generar en las personas es, ayudarlas o inspirarlas a qué sigan sus sueños y su pasión.

Hice este espacio en una libreta, con mensajes de apoyo y que me ayudan a motivarme cuando las cosas no van como esperaba.

Anécdota: La verdad es que son varias, porque todos y cada uno de los mensajes que he recibido me han llenado bastante el alma, así que prefiero, dejarte un poco de estos bellos mensajes y agradecerte siempre por el apoyo.

El emprender de verdad ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, porque gracias a ello, crecí, aprendí y supere muchos miedos. Entendí qué los fracasos existen pero que estos, te permiten tomar tu idea hasta transformarla en algo, que de verdad funcione.

En la actualidad sigo aprendiendo y día con día trato de encontrar nuevos cursos, talleres o diplomados, que me ayuden a mejorar pero también, a ser cada vez más autosuficiente (lee sobre ello, aquí).

¿Qué te ha parecido esta nota? Si también eres emprendedor, escríbeme en los comentarios las cosas que tu haz vivido hasta ahora y si aún no lo eres, ve preparándote para vivir las cosas más divertidas, frustrantes y bonitas en tu vida.

Recuerda, que si quieres que te avise cuando tendré mi próxima nota en el blog, suscríbete a mi lista dando clic aquí.

Gracias por leerme ¡HASTA LA PRÓXIMA!

¿Qué necesita tu proyecto?

Si aún no tienes un proyecto o estás sólo en ideas, no importa, esta nota va dirigida para el que apenas empieza, como para el que ya lleva un tiempo en esto.

Varias veces me han preguntado ¿Crees qué ya deba invertir en esta persona? ¿Crees qué sea el momento de meter publicidad? ¿Crees qué deba pagar por el manejo de mis redes sociales?

Y para ser franca, es algo que no puedo responder, no porque no sepa del tema (sabes que de documentarme, leer y aprender, no paro), sino que, todo depende de en qué etapa se encuentra tu marca.

Hablando del ámbito digital, las marcas a nivel digital pasan por 5 etapas. Estas etapas son el camino que una marca debe seguir para posicionarse en el ámbito digital.

Y aquí te cuento cada una de ellas:

ETAPA 1: PROCESO DE POSICIONAMIENTO

Quiero decirte que esta etapa es tanto para marcas que están por salir a la luz, como para marcas con una trayectoria pero que apenas se están mudando al mundo digital.

¿Cual es el objetivo de esta etapa? Identificar tu nicho de mercado.

Además de:
1) Con tu nicho, el cliente ideal al que enfocarás tus estrategias y comunicación.
2) Tu propuesta de valor (diferenciador).
3) El contenido de tu marca en las redes.

Necesitas saber las necesidades que tienen tus clientes y lo que están buscando, así como saber qué está haciendo tu competencia y cómo podrás ir un paso adelante.

En esta etapa es importante que las redes que utilices dentro de tu estrategia, revises y lleves un seguimiento, para determinar el comportamiento de tus leads, seguidores y clientes.

En este punto, si tu proyecto a un no tiene cuenta, puedes usar todo este análisis para identificar qué nombre utilizarás para resaltar de tu competencia.

OJO: no elijas un nombre de usuario demasiado largo, difícil de escribir o deletrear, con puntos/ guiones y evita los nombres comunes. Si tu ya tienes una cuenta, en Instagram es muy fácil cambiar el nombre de usuario (aquí te digo cómo) y en Facebook, también tienes esta opción.

ETAPA 2: VISIBILIDAD DE MARCA

¿Cual es el objetivo de esta etapa? Destacar de tu competencia.

Ya tienes tu cuenta, ahora necesitas hacer visible tu marca ¿Cómo lo harás? Teniendo un buen branding que muestre tu profesionalismo y contenido que cumpla los estándares visuales de tus leads.

Aquí es donde debes invertir en crear la imagen para tu marca ¿Por qué te digo que aquí? Porque si eres nuevo en redes, esto te ayudará a que las personas te identifiquen más rápido y por tanto, tendrás alcance + posicionamiento, si ya tienes tiempo y no haz logrado alcanzar tus objetivos en las redes, puede que tal vez, esta sea una de las razones.

El branding es todo eso qué hace única a tu marca, tu personalidad, tu filosofía, objetivos de marca, logotipo, símbolo, tipografía, paleta de color, estilo de ilustraciones, frases, tipo de contenido, etc.

Si eres una marca nueva, recuerda: aquí es tu oportunidad para hacer de tu imagen, un diferenciador.
Si eres una marca ya conocida offline, recuerda: si has estado casad@ con una imagen que ya no te representa, entonces invierte en un re branding.

ETAPA 3: EXPOSICIÓN

¿Cual es el objetivo de esta etapa?  Dar a conocer qué vendes o qué haces y generar confianza a tu audiencia. OJO: Es dar a conocer, NO VENDER.

Aquí es donde debes invertir en tus estrategias digitales. Es real que tu puedes definirlas, pero si realmente deseas objetivos específicos, tal vez no sea tan mala idea, confiarle esto a un experto.

Recuerda que en el Club de los $75, por tan sólo $75 mxn al mes, puedes obtener las estrategias que necesitas para tu marca, para saber de que te hablo, da clic aquí.

En esta etapa tu marca no debe enfocarse en sólo vender, si no, en generar confianza, soluciones y una relación con su audiencia.

Puedes apoyarte de tu sitio web, publicidad de pago, email marketing, marketing automation, leads y más.

ETAPA 4: ATENCIÓN

¿Cual es el objetivo de esta etapa? Ser la opción que satisface las necesidades de tu audiencia.

En esta fase ya estás usando las redes sociales como un canal de venta, pero no sólo eso, tu audiencia ya sabe que tu puedes resolver los problemas o dudas de tu segmento, ahora tienen la percepción correcta de tu propuesta de valor.

Ya puedes crear contenido que no sólo cree conversaciones, sino que, tengas acciones finales de venta.

Te recomiendo re definir tu contenido generando un mayor número de post de venta (máximo 3 por semana) y redireccionando a links en específico de tus productos, tienda o servicios.

ETAPA 5: REFERENCIA

¿Cual es el objetivo de esta etapa? Ser ubicado como líder en el mercado.

Esta es la etapa en la cual todas las marcas deben aspirar: ser el modelo de sus competidores más cercanos.

Aquí ya pasas a ser la marca que los usuarios recomiendan porque tienes un enfoque de experiencia + calidad en lo que ofreces.

Llegar a esta etapa puede ser fácil o difícil, todo depende de si eres constante, consciente y continuamente trabajas en tu marca, lo que sí, qué puede ser muy fácil perder este estatus ¿Por qué? Porque las redes sociales son un desenfreno de información, millones de marcas en el mundo, están subiendo información, todo el tiempo.

Si descuidas tu marca por un momento, puede que esto contribuya a perder el progreso qué tenías, mi recomendación es, que si tu marca ya llegó a un punto de:
1)Expansión.
2)Número elevado de seguidores.
Pienses en buscar ayuda con profesionales que te ayuden a administrar tus  redes sociales.

Cada una de las etapas son importantes, debes siempre tener en mente que las redes sociales y las plataformas digitales, debes actualizarlas constantemente, si deseas ver resultados.
Mi recomendación final: analiza en qué etapa te encuentras y, si requieres ayuda, ve por un profesional.

Si necesitas ayuda para definir tu contenido, recuerda que actualmente tengo consultorías o asesorías personalizadas.

Si por otro lado, ya tienes todo definido pero no sabes como darle la imagen correcta, también tengo diferentes paquetes para diseñar contenido para ti, sólo da clic aquí.

¿Qué te ha parecido esta nota? ¿En qué etapa se encuentra tu proyecto? ¿Tienes alguna duda? No olvides de dejarme todo en los comentarios. Si quieres qué te avise cuando tendré mi próxima nota en el blog, suscríbete a mi lista dando clic aquí.

Gracias por leerme ¡HASTA LA PRÓXIMA!

totop