¿Estás alcanzando tus metas?

Este año me dije “LO LOGRARÉ”, tomé mi libreta, lápiz, laptop y calendario. Definí una a una, las metas que tanto deseaba lograr, las escribí, trace un plan y me sentí muy feliz. Feliz porque decidí alejar mis miedos, para sólo enfocarme en mí, en crecer, en luchar, en prepararme, hasta alcanzarlo todo.

Se iban los meses y vi como algunas cosas sucedían, otras no, unas por mi culpa, otras no. ¿Y qué crees? Entendí algo, no importa qué, la vida sigue avanzando.

Fue así como en este primer trimestre del año, aprendí dos cosas:


Las cuáles, quiero compartir contigo pero primero te contaré algo:
Cada vez que salgo con amigos, todo el tiempo me dicen “es increíble cómo logras organizarte”, “eres la persona más organizada que conozco”, bla, bla (no se ofendan amigos, los amo) y al final, siempre respondo “sólo utilizó un calendario”, “sólo utilizó hojas recicladas para anotar mis pendientes” y el típico “no es para tanto”.

¿Y sabes? Así es, NO ES PARA TANTO. Ni creas que tengo un complejo y extremo sistema de organización, porque no, la realidad es que simplemente he tratado de ser lo más honesta conmigo misma, para  buscar las herramientas que se acomoden más a mí, sin forzarme u obligarme a usar algo que no vaya conmigo. Aunque tengo que admitir que como todos, a veces pierdo el rumbo, pero trato de retomarlo, hasta hacer que todo funcione otra vez.

¿Por qué te digo esto? “La guru” de la organización, debe sincerarse contigo, porque no sólo pierdo el rumbo, también dejó de avanzar y me quedo sentada esperando. Sí, como cualquier otro ser humano, procrastino (si hablaran, que dirían de mi, el Instagram y Netflix), siento flojera (no hago las cosas porque simplemente me gana mi flojera) y dejó pasar los días (el típico “mañana lo hago”).

Y me di cuenta de algo, al revisar mis metas, muchas cambiaron porque debían de cambiar (la vida cambia) & otras no sucedieron porque YO NO HICE QUE SUCEDIERAN ¿Pero por qué? Porque TENGO MUY MALOS HÁBITOS.

Así que retomemos, la primer cosa que aprendí y qué quiero compartir contigo para que iniciemos este segundo trimestre del año pensando en nosotros mismos es: la vida es cambio. El día que entendí qué no puedo controlar todo (realmente nada), me quite 30 kilos de estrés de encima.

A mi me encantaba controlarlo todo, porque hubo un lapso de mi vida que no tenía nada de control, lo cual, hacía que tuviera miedo de relajarme un poco, pero la realidad es que es bueno planear y definir un camino,  para tener un punto donde iniciar, pero es muy probable que mientras vayas caminando, te encuentres con obstáculos. Estos obstáculos, podrás simplemente quitarlos o algunas veces tendrás que cambiar el rumbo del camino, haciendo que cambies el plan pero no la meta.

Por ello, si en estos tres meses planeaste cosas que al final no se cumplieron al 100%, pero de alguna u otra manera sucedieron, entonces ¡CELÉBRALO!

Y si por el contrario, algunas metas se quedaron a medias porque las circunstancias en tu vida cambiaron, hay de dos, revisa si realmente esa meta está alineada al 100% con quien eres ahora, si aún lo está, entonces sólo busca soluciones para alcanzarla con los medios actuales que tienes, si no es así, es momento de hacer un cambio.

Recuerda que lo principal al planear metas es qué estás vayan contigo, sean lo que realmente deseas y te hagan sentir 100% orgullos@ de ti.

Ahora, la segunda cosa que aprendí es: nada sucederá, si tú no te decides.Algunas de mis metas no sucedieron porque  yo no hice que sucedieran: TENGO MUY MALOS HÁBITOS QUE ME IMPIDEN HACERLAS.

Una de las metas que más me ha costado trabajo es tener una vida más sana y activa, cada año lo he escrito una y otra vez pero siendo sincera, cuando he logrado hacerlo, de repente viene una ola de cambios en mi vida lo cual me ha hecho pausar esto y al final, estoy aquí sentada sin hacer ejercicio, comiendo chocolates y durmiendo tarde.

Y después de leer algunos post sobre “como cambiar tus malos hábitos”, entendí que lo único que necesito es DECIDIRME A HACERLO, aunque también ayuda, tener un tracker con el que puedas medir tu evolución. En algunos de los post te hablaban de hacer este nuevo hábito por 21 días, que es el número de días que necesitamos para formar un hábito pero para ser honesta contigo, este tipo de tracker no funciona para mí ¿Por qué? Porque mi estilo de vida no es para nada controlable. Mis días de descanso son entre semana y con toda sinceridad, estos días son SAGRADOS, para mí, además de qué al ser freelancer, aunque me establezca un horario, a veces surgen citas, videollamadas o pendientes que no puedo controlar.

Decidí armar mi tracker mensual para que yo vaya marcando los días que realice este nuevo hábito. La idea que tengo es que esto, debe ser algo gradual / REALISTA, porque te repito, mi estilo de vida es algo difícil de controlar, además de que creo que como todo ser humano, me costará pero no quiero dejar pasar el celebrarme a mi misma mis pequeños o grandes logros, porque de hacer cero días a tal vez lograr los 21 días en el mes, para mí, eso será un gran logro.

Esto me motivará a hacerlo cada vez mejor hasta alcanzar mi verdadera meta: cambiar mi mal hábito.

Con todo esto, cree un pdf para mí y que ahora te lo compartiré a ti. Para que puedas usarlo o inspirarte con él. Si lo deseas, sólo da clic en el siguiente enlace.

Descargar tracker de metas

Justo este lunes, empecé con esto de los nuevos hábitos y estoy orgullosa de decir que he logrado la meta de esta semana. Fui al parque con Erick, hice ejercicio en casa, he dormido antes de las 12 y he modificado mi horario de trabajo. Aún falta mucho por darle pero me siento feliz con estos pasos. Si te decides y te unes, quiero decirte que andaremos junt@s haciendo este reto.

Te sugiero, que si tienes alguna libreta con la que ya planificas tus días, escribas ahí, las preguntas de la introspección y el formato
te sirva de inspiración para crear los tuyos, pensemos y CUIDEMOS EL PAPEL.

Ahora si deseas imprimirlo, puedes meter las hojas en fundas de plástico y así reutilizar este tracker + introspección, cuantas veces sea necesario, sólo utiliza plumones de pizarrón o aquellos que puedan borrarse.

Te decía que si tienes alguna agenda o ya un método de organización, alinees esto con él, ya que este tracker debe estar en un lugar donde tu sepas qué está y puedas verlo para motivarte todos los días. En mi caso, aún no decido si lo pegaré en mi escritorio o en mi cuarto, tal vez en ambos.

Tu decide la manera más eficiente para ti de mantener esos hábitos a la vista.

Y bueno, espero que con esto, recobres las energías, así como la motivación para volver a intentarlo, que sepas que no eres él/la únic@ con problemas para alcanzar sus metas (¡Yo también los tengo!) y qué es normal fallar, sólo es cuestión de aprender para soltar lo que no nos está haciendo avanzar.

Todo sucederá en el momento que decidas hacerlo y  qué trabajar en nosotros es la parte más difícil a la hora de querer crecer pero la satisfacción que uno siente cuando lo logra, es INFINITA.

Te deseo mucha buena vibra para que logres este reto (en caso que decidas hacerlo) & ya te andaré contando en unas semanas, qué pasó conmigo. Si deseas que te hable más sobre cómo enfrentó todo esto de la organización, házmelo saber.

Si te ha gustado la nota, ayudame compartiendo. No olvides contarme y mostrarme cómo quedará tu tracker o donde lo pondrás.

Gracias por leerme ¡HASTA LA PRÓXIMA!