fbpx

LDV: Sólo ten paciencia.

Recuerdo muy bien qué desde el primer día que supe que era emprender o ser emprendedor, algo cambió en mi. Las primeras frases que se me quedaron fueron “vas a ser tu propio jefe, vas a tener algo qué será 100% tuyo”, pero nadie me dijo lo que todo esto implicaría.

Implicaría que yo desarrollaría algo llamado “workaholic”.

Y quiero contarte cómo inició esta “adicción por el trabajo” fue cuando uno de mis primeros proyectos emprendedores, como yo le llamo “no oficiales” salió a la luz, se llamaba Creaciones eLyy. Si me sigues de muchísimo tiempo atrás, sabrás de qué te hablo, y si no, te cuento. Este proyecto se enfocaba en reutilizar materiales para crear nuevos productos.  No funcionó, pero aquí es donde empecé a tener pedidos, a mezclar este proyecto con mi trabajo, estudios y a tener que trabajar todas las horas que se necesitarán. Y creo que hasta este punto, todo “bien”, pero en el 2013/2014, llegó ElyyRg y después, mi carrera universitaria.

Empecé a trabajar cada vez más y más, y más. Fue en 2015 cuando use por primera vez una agenda. El punto es, qué yo era buenísima para ordenar mis pendientes de la escuela o del trabajo pero mi vida personal y el cuidado a mi misma, eran un caos. Todo el tiempo era trabajo, estudio, emprendimiento, comer, dormir y morir de cansancio.

Por supuesto que esto tuvo unas enormes consecuencias en mi salud. Me costó muchísimo entender qué necesitaba tiempo para mi misma, para mi cuerpo, para descansar, incluso para comer, porque yo olvidaba hacerlo.

Aunque tenía estás secuelas, hasta hace año y medio que reaccioné. Es decir, egrese de la universidad pero año y medio después, yo seguía durmiendo hasta pasadas las 2 de la mañana y trabajando sin descanso. Poniendo de prioridad mi trabajo y sólo mi trabajo, porque mi pasión,  me hacía seguir sin límite de tiempo mis proyectos.

El manejo de estrés bueno, ni tiene caso decir que era malísimo. Había días que me costaba dormir, tenía insomnio, porque al cerrar mis ojos literalmente soñaba en mis pendientes. Me daba muchísima risa cuando me acostaba a dormir y cuando por fin dormía, soñaba en cómo estaba trabajando en ese logo, en esa agenda, en cómo hacía las cosas.

Hasta que, me fui de mi ciudad 2 meses y medio, con ello, pare absolutamente todo lo que tenía que ver con mi emprendimiento. Fue la cosa más terrible que te puedas imaginar, sentí como me quitaban ese cachito de mi corazón y lo ponían lejísimos.

Fueron días de llorar, de pensar en porqué tuve que tomar esta decisión, pero esta experiencia me enseñó a soltar, y darme cuenta que si suelto las cosas, NO PASA NADA, lo que es para ti, será.

Cuando regreso de este viaje, tuve que tomar toooodo desde cero. Clientes se fueron, disminuyeron los pedidos (imagínate, fueron sólo dos meses). Fueron meses muy difíciles para mí, me reproche a mi misma:tanto trabajo hecho en ya casi 4 años, para que perdieras todo. Sin embargo, entendí “a veces se necesita parar todo para poder descubrir porque lo haces”.

Aunque en el ámbito laboral las cosas se complicaban, pues resulta que conocí más mi vida personal, me di más amor a mi misma. Empecé a ver más a mis amigos, a mi familia, a darle tiempo a mi pareja, a darle tiempo a mis sueños.

Me iba todos los días a la cama, soñando en que lo lograría, en eso que añoraba, en qué encontraría las fuerzas, ganas y estrategias para hacerlo. Todo se veía tan difuso, creo que sin el apoyo de las personas que me quieren, me hubiera costado un poco más. Recuerdo que no le encontraba sentido a muchas cosas pero ¿Sabes? Nunca fui tan feliz en mi vida, como hasta ahora.

Encontré un pequeño equilibrio, sí, lo encontré. Empecé a disfrutar tanto mi vida laboral como personal y aunque claro que no tenía el éxito que yo esperaba, yo sentía que un pedacito de éxito, se estaba logrando. Porque entendí qué se debe celebrar hasta la más mínima cosa.

Me ayudo mucho encontrar mi razón de ser y mi propósito de vida, entendí porque debía levantarme todas las mañanas a hacerlo y qué si no lograba ciertas cosas, está bien, sólo debía buscar nuevas alternativas para lograrlo.

Pero, no te lo negaré, soy la persona más impaciente del mundo y eso claro que ha provocado varias de mis frustraciones, incluso, innecesarias, sin embargo, recientemente sucedieron varios eventos en mi vida que me hicieron entender esto: descansa, no pares de soñar, no pares de trabajar y sólo se más paciente.

Tuve uno de los meses más tristes de mi vida, creo que te conté que mi abuelito falleció y no se como explicarte que no tenía ganas de nada (por ello, no escribí el mes anterior) y fue que decidí NO HACER NADA, necesitaba tiempo para mí, para sanar, para encontrarme, para entender todo y fue casi al finalizar el mes qué sucede: pude cumplir parte de mi propósito de vida, ayudar a las personas.

¡Fui invitada a dar mi primer conferencia sobre branding para emprendedores! Me costó un poco prepararme porque si me sentía desmotivada, pero entendí que debía hacerlo, qué debía dar lo mejor de mi, que esto era lo que estaba esperando y la razón de porque todo había sucedido como sucedió. Quede muy satisfecha, pero luego, vino el doblete, me invitaron a dar otra conferencia, en la que tuve 90 gentes enfrente de mi.

De verdad que nunca me sentí tan agradecida con la vida, después de pasar por tanto llanto, un poco de drama, por tanta frustración, estrés, falta de equilibrio, esto fue, como el cielo para mi. Nunca imagine que las personas me vieran como ese apoyo para sus proyectos, pero qué aún más me hicieran participe de ellos.

No puedo explicarte lo motivada y feliz que estoy, porque gracias a un trabajo qué se viene haciendo de años, aunque tuviese que parar, sigue de pie, y sigue porque no he parado de trabajar, eso sí, he aprendido muchísimas lecciones en el camino, como que también necesito tomarlo con más calma.

A veces creemos que el éxito en nuestros proyectos, se logra a través de la completa estabilidad financiera, pero lo real es que tu idea, si es buena, si trabajas en ella, si investigas, buscas y la pules, tarde o temprano alcanzará una maduración que te permitirá entender por qué ha sucedido todo.

No puedo decirte que totalmente mi proyecto es exitoso pero sí, ha subido un pequeño o grande escalón, el cual podrá aumentar si, llevo a la práctica las lecciones aprendidas, las nuevas herramientas y renuevo las estrategias.

El ser emprendedor me ha ayudado a conocerme,
a modificar malos hábitos, a desarrollar valores, pero sobre todo a vencer mis miedos.
Hoy decido, aunque a veces me cueste trabajo o me desespere, acostarme en mi cama, mirar hacia arriba, cerrar los ojos y decir:

Ten paciencia porque lo vas a lograr.

Sólo deseo que sepas que emprender no es una tarea fácil pero si muy entretenida, que te deja un montón de lecciones de vida.

Si te ha gustado qué te comparta este pedacito de mi historia, házmelo saber para que siga haciéndolo y diciéndote cuáles son esas lecciones de vida que el emprender, me ha dejado.

Deseo que tengas el descanso que mereces y la paciencia que necesitas para alcanzar ese sueño que tienes.

¡Muchas gracias por leerme! Hasta la próxima.

Este ha sido mi mayor reto del 2017

¡Hola de nuevo! La nota de hoy, sería algo totalmente diferente, pero después de todo lo que me ha pasado estos días, era necesario cambiar el tema y contarte ¿De qué sirve tener un blog, si no hablarás de todo lo que realmente sucede?

Esta nota será creo yo, bastante corta, sólo la escribo con el fin, de platicarte mi experiencia y que conozcas cual es hasta ahora, mi mayor reto, al momento de emprender.

Emprender tiene su propia definición en el diccionario, pero, yo decidí hacer mi propia definición, ya que no me identifico con la que todo mundo conoce. Para mi, emprender ha significado luchar por mis sueños, poder crecer y sobretodo, conocerme a mi misma, conocer hasta donde puedo llegar, mi verdadera pasión y lo que está, genera conmigo, a pesar de todas estas cosas positivas, también ha significado querer comerme al mundo.

Estás ganas de luchar, han provocado esta necesidad de seguir, seguir, hasta el punto, no sano de olvidarme de mi y de mis necesidades. Entonces, sí, este es mi mayor reto: Emprender sin pensar en mis necesidades personales.

Es necesario lograr un balance entre tu vida personal y profesional, este año cuando retome el rumbo del blog, te hablaba de esto, que había decidido apartar lo workaholic y disfrutar más, si, lo hice y lo logré, pero la actual carga de trabajo, futuros proyectos, me hicieron recaer, tal cual como un adicto (que raro suena, pero sí). Por este motivo, tuve la segunda “caída negra del año” (en este año, fueron 2), me sentí tan mal y desmotivada, al grado de ya no saber si querer continuar con mis proyectos, si era necesario tener que pasar por esto, si no era más fácil quedarme en mi zona de confort, estar segura y buscar un trabajo, pero, gracias a la vida, tengo varias personas a mi alrededor que siempre me dan esa cachetada que necesito para sentarme a reflexionar que es lo que está pasando y recordarme todo el trabajo que esta atrás.

En mi caso, he identificado que no se trata de planificación u orden, lo mio es, que quiero planificar sobre lo que ya esta planificado y descartar las actividades que no tienen que ver con mis proyectos. Por ello, hoy después de salir de la nube negra, me doy cuenta, que realmente lo que tengo que hacer es no olvidarme de mí, darme mi espacio y escuchar más mi cuerpo.

Creo que es algo verdaderamente difícil para mí, llegar a pensar en soltar el trabajo, pero es necesario si deseo seguir creciendo, aún no sé que realizaré, pero estoy segura, de que hoy, logré hacerlo y tal vez, sea necesario hacerlo un día a la vez, pensar en el logro del día y nada más, para después ver en la semana, esas pequeñas acciones que me están ayudando a cambiar, hasta volverlo un buen hábito.

Estoy otra vez motivada, hoy desperté pensando en todos los pendientes, (el estrés me consumió tanto, que no me permitía dibujar, es la primera vez que me sucede), entonces vi mi libreta, la tome e inicie con esta idea, inicié los trazos, busqué mis referencias, hasta entintar. Algo curioso paso, yo no soy de usar color porque me gusta más todo en blanco y negro, sin embargo, decidí que un cambio no me vendría mal y fue así, como surgió esto:

Soy una persona con mucha pila, cuando era niña, mi papá me decía “ant”, sí, algo positivo, ahora lo he dejado volverse negativo, aún así, creo que puedo rescatarme, respirar y volver a empezar, dejando que el corazón y mi mano, se liberen un poco. Tengo que soltar, enfocarme en lo que realmente deseo y que me llene a mí.

Quería contarte con el fin de hacerte ver que todos somos seres humanos que cometemos errores pero que se trata de rectificarlos y buscar soluciones, tal vez, es bueno dejarse caer a veces, para poder tocar el fondo, y así, mirar con claridad lo que esta arriba, ver, que es lo que verdaderamente no te esta ayudando. Fue muy liberador para mi escribir esto y agradezco a esas personitas que me han escuchado, aconsejado y alentado. Recuerda que si deseas hablar con alguien, sobre estos retos en tu proyecto, puedes mandarme un inbox para liberar el estrés, o simplemente déjame todos tus comentarios, acerca de lo que has descubierto de ti y tus proyectos.

Emprender no es nada fácil, pero si lo haces con pasión, esta pasión te ayudará a siempre buscar las mejores soluciones para poder seguir adelante.

Agradezco siempre que me leas, si te gusto esta nota compártela para que lleguemos a más personas.

¡MUCHAS GRACIAS! ¡HASTA LA PRÓXIMA!

Nota re diseñada. Fecha de publicación original: LUNES, 20 DE NOVIEMBRE DE 2017

La clave para crecer: Ser humilde

¡Hola de nuevo! Ando tan feliz, creo que ya es momento de decirte: este próximo lunes ¡ME VOY DE VIAJE! Así es, iniciará el #17dayswithher, así que espera esta nota a finales de este mes.

En fin, regresando al tema de la nota, quiero hablar sobre ello porque es algo que medite en estas últimas semanas. Para mí, es algo muy chido cuando una persona supera todos los retos que le pone la vida, logrando alcanzar el éxito o por lo que tanto trabajo, sin embargo, todo deja de ser “chido” cuando esta persona comienza a sentirse superior o alardea demasiado ante los demás.

Me ha tocado conocer personas, que de no tener nada e iniciar muy, muy abajo, de repente, tienen unas pizcas de éxito y bam, se transforman en personas presumidas, arrogantes, las cuáles no puedes preguntarles algo porque de su boca sólo sale que tienen muchas cosas, ah y que son los mejores.

No quiero que pienses que le ando tirando a alguien, créeme que no, si no, que de verdad me da muchísima tristeza saber, que de ser una persona que tuvo las agallas de salir y luchar, se termine transformando en algo tan negativo, que no permita en ocasiones, hacer que llegue más arriba. Tanto trabajo, tanto esfuerzo, opacado por el ego ¿Es muy triste, no crees? Cuando emprendes, siempre tienes retos y por supuesto, vas a encontrar estos musos y musas que te ayudarán e inspirarán, trata de que estos tengan esta maravillosa virtud: la humildad, para que puedas aprender mucho de ellos.

Te contaré mi experiencia sobre este rollo de ser humilde. Con toda sinceridad, y agradezco demasiado, he recibido esos comentarios que te ponen una sonrisa de oreja a oreja, tales como: “eres muy chida”, “tu trabajo es maravilloso”, “desde que estabas en la carrera seguía tu trabajo”, etc, etc. Obviamente todos estos comentarios, son los que alimentan el ego, sin embargo, me he propuesto a mí misma, que todos esos comentarios, los voy a usar cuando me sienta frustrada, deprimida y cuando crea que no tengo talento. Porque es muy importante separar esto de ser humilde, de tirarte piedras a ti mismo, debes reconocer tus talentos, habilidades y capacidades, si eres bueno en algo, admite que lo eres, pero no vayas por la vida gritando “SOY EL MEJOR EN ELLO”. A que me refiero con “ir gritando”, si ya identificaste que tienes un talento y, por ende, los demás o tu entorno lo reconocen ¡Agradece siempre! Sí, siempre di gracias por tu apoyo, gracias por seguir mi trabajo, gracias por tus palabras de aliento, gracias, por tanto. Agradece a la vida, al universo, a tu mamá, a tu perro, a todos porque gracias a ese conjunto de todo, poco a poco alimentas tus ganas de seguir adelante.

Así mismo, trabaja en ese talento, no te quedes con la idea de que “uh si ya lo tengo, soy el mejor y nadie me podrá superar” ¡ERROR! En este mundo lleno de seres humanos, siempre existirá alguien que supere tu técnica, tu habilidad, tu conocimiento, por eso, es importante seguir capacitándote en lo que ya sabes y en lo que no. No tiene nada de malo admitir que no eres bueno en todo ¡Ni que fueras perfecto! Un ejemplo, yo dibujo, pero mi especialidad es la caricatura porque en el realismo, me salen humanos alienígenas, así que he decidido que no voy a apartarme de este lado de seguir intentando el realismo, pero me enfoco en tratar de seguir practicando y puliendo mi estilo. Además, como sabes soy diseñadora gráfica de profesión, cuando inicié la carrera las tendencias de diseño y metodologías eran de una manera, pero en la actualidad (con este mundo que avanza desenfrenadamente), ya ni son de este modo, por tanto, una de las metas que me propuse desde el año pasado, fue siempre estar buscando talleres, cursos, conferencias, etc. Que me ayuden a desarrollar más habilidades, me llenen de conocimientos y me hagan pulir mucho más mi técnica.

Otra de las cosas, que siento que son importantes para poder crecer, es decirle al vecino (así como el entorno te dice a ti), que esta chido lo que hace. Creo que este es el punto más importante cuando emprendes y verdaderamente quieres crecer, aprender a reconocer el talento de los demás. Eso de estar envidiando lo que tiene el otro, no te lleva a nada bueno, es más reconfortante cuando vas, le dices “esta genial” & te responden, muchas gracias. Sabes que a esa persona también le ha costado, lo ha trabajado y por fin, lo logro, por fin se decidió a hacerlo, por fin, decidió compartir lo que hace. Verifica entre tu círculo de amigos, (que sean verdaderamente positivos para ti) y dales ese amor, diles que geniales son, sigue su trabajo, dale like, compártelo… Porque lo más increíble de esto, es cuando a la par, se admiran. El lograr este camino de amor propio y amor hacia los que admiras, genera muchas oportunidades, desde hacer colaboraciones hasta ayudarse en lo que el otro, desconoce.

Aquí va el otro punto importante: AYUDA A TODO EL QUE PUEDAS. El ser humilde es reconocer tu éxito, sin pisar el ajeno ¿Conoces a alguien que está iniciando y no sabe cómo hacerlo? Si es alguien que conoces y que de verdad sabes que necesita ayuda ¡Ayúdalo! No sé si es una frase, pero por ahí escuche que de que sirve tener tanto conocimiento para ti, si no puedes compartirlo con nadie. De verdad, yo creo que cuando tenemos tanto conocimiento dentro de nuestro ser y no lo compartimos, se pudre (sí, así como las frutas). Se pudre porque empieza a quedarse ahí sin usarse, cuando te das cuenta, ya se te olvido, ya te lleno la cabeza de ego o te quito la satisfacción de ver a alguien sonreír. Tampoco es darle a la persona todo en bandeja de plata, todos tenemos que hacer nuestra lucha, vencer nuestros obstáculos, pero si tú te caíste y te diste con todo, por lo menos haz que cuando se caiga el otro, mínimo pueda meter las manos y no quedar todo lleno de moretones como tú. De verdad la humildad es una virtud que te permite siempre ver lo que sucede con una visión real, te permite quitarte la venda y ver cuáles son tus errores, y que puedes hacer para mejorar. Te dejo esta hermosa frase:

No puedo decir que soy la reina de la humildad, a veces fallo, pero trato siempre de ser mejor y de darme cuenta que si deseo crecer, tengo que poner los pies sobre la tierra. ¿Tú que piensas?

Espero te haya gustado esta nota, agradezco que sigas lo que hago y que me des unos minutos de tu tiempo ¡HASTA LA PRÓXIMA!

Nota re diseñada. Fecha original de publicación: VIERNES, 10 DE MARZO DE 2017

totop