La clave para crecer: Ser humilde

¡Hola de nuevo! Ando tan feliz, creo que ya es momento de decirte: este próximo lunes ¡ME VOY DE VIAJE! Así es, iniciará el #17dayswithher, así que espera esta nota a finales de este mes.

En fin, regresando al tema de la nota, quiero hablar sobre ello porque es algo que medite en estas últimas semanas. Para mí, es algo muy chido cuando una persona supera todos los retos que le pone la vida, logrando alcanzar el éxito o por lo que tanto trabajo, sin embargo, todo deja de ser “chido” cuando esta persona comienza a sentirse superior o alardea demasiado ante los demás.

Me ha tocado conocer personas, que de no tener nada e iniciar muy, muy abajo, de repente, tienen unas pizcas de éxito y bam, se transforman en personas presumidas, arrogantes, las cuáles no puedes preguntarles algo porque de su boca sólo sale que tienen muchas cosas, ah y que son los mejores.

No quiero que pienses que le ando tirando a alguien, créeme que no, si no, que de verdad me da muchísima tristeza saber, que de ser una persona que tuvo las agallas de salir y luchar, se termine transformando en algo tan negativo, que no permita en ocasiones, hacer que llegue más arriba. Tanto trabajo, tanto esfuerzo, opacado por el ego ¿Es muy triste, no crees? Cuando emprendes, siempre tienes retos y por supuesto, vas a encontrar estos musos y musas que te ayudarán e inspirarán, trata de que estos tengan esta maravillosa virtud: la humildad, para que puedas aprender mucho de ellos.

Te contaré mi experiencia sobre este rollo de ser humilde. Con toda sinceridad, y agradezco demasiado, he recibido esos comentarios que te ponen una sonrisa de oreja a oreja, tales como: “eres muy chida”, “tu trabajo es maravilloso”, “desde que estabas en la carrera seguía tu trabajo”, etc, etc. Obviamente todos estos comentarios, son los que alimentan el ego, sin embargo, me he propuesto a mí misma, que todos esos comentarios, los voy a usar cuando me sienta frustrada, deprimida y cuando crea que no tengo talento. Porque es muy importante separar esto de ser humilde, de tirarte piedras a ti mismo, debes reconocer tus talentos, habilidades y capacidades, si eres bueno en algo, admite que lo eres, pero no vayas por la vida gritando “SOY EL MEJOR EN ELLO”. A que me refiero con “ir gritando”, si ya identificaste que tienes un talento y, por ende, los demás o tu entorno lo reconocen ¡Agradece siempre! Sí, siempre di gracias por tu apoyo, gracias por seguir mi trabajo, gracias por tus palabras de aliento, gracias, por tanto. Agradece a la vida, al universo, a tu mamá, a tu perro, a todos porque gracias a ese conjunto de todo, poco a poco alimentas tus ganas de seguir adelante.

Así mismo, trabaja en ese talento, no te quedes con la idea de que “uh si ya lo tengo, soy el mejor y nadie me podrá superar” ¡ERROR! En este mundo lleno de seres humanos, siempre existirá alguien que supere tu técnica, tu habilidad, tu conocimiento, por eso, es importante seguir capacitándote en lo que ya sabes y en lo que no. No tiene nada de malo admitir que no eres bueno en todo ¡Ni que fueras perfecto! Un ejemplo, yo dibujo, pero mi especialidad es la caricatura porque en el realismo, me salen humanos alienígenas, así que he decidido que no voy a apartarme de este lado de seguir intentando el realismo, pero me enfoco en tratar de seguir practicando y puliendo mi estilo. Además, como sabes soy diseñadora gráfica de profesión, cuando inicié la carrera las tendencias de diseño y metodologías eran de una manera, pero en la actualidad (con este mundo que avanza desenfrenadamente), ya ni son de este modo, por tanto, una de las metas que me propuse desde el año pasado, fue siempre estar buscando talleres, cursos, conferencias, etc. Que me ayuden a desarrollar más habilidades, me llenen de conocimientos y me hagan pulir mucho más mi técnica.

Otra de las cosas, que siento que son importantes para poder crecer, es decirle al vecino (así como el entorno te dice a ti), que esta chido lo que hace. Creo que este es el punto más importante cuando emprendes y verdaderamente quieres crecer, aprender a reconocer el talento de los demás. Eso de estar envidiando lo que tiene el otro, no te lleva a nada bueno, es más reconfortante cuando vas, le dices “esta genial” & te responden, muchas gracias. Sabes que a esa persona también le ha costado, lo ha trabajado y por fin, lo logro, por fin se decidió a hacerlo, por fin, decidió compartir lo que hace. Verifica entre tu círculo de amigos, (que sean verdaderamente positivos para ti) y dales ese amor, diles que geniales son, sigue su trabajo, dale like, compártelo… Porque lo más increíble de esto, es cuando a la par, se admiran. El lograr este camino de amor propio y amor hacia los que admiras, genera muchas oportunidades, desde hacer colaboraciones hasta ayudarse en lo que el otro, desconoce.

Aquí va el otro punto importante: AYUDA A TODO EL QUE PUEDAS. El ser humilde es reconocer tu éxito, sin pisar el ajeno ¿Conoces a alguien que está iniciando y no sabe cómo hacerlo? Si es alguien que conoces y que de verdad sabes que necesita ayuda ¡Ayúdalo! No sé si es una frase, pero por ahí escuche que de que sirve tener tanto conocimiento para ti, si no puedes compartirlo con nadie. De verdad, yo creo que cuando tenemos tanto conocimiento dentro de nuestro ser y no lo compartimos, se pudre (sí, así como las frutas). Se pudre porque empieza a quedarse ahí sin usarse, cuando te das cuenta, ya se te olvido, ya te lleno la cabeza de ego o te quito la satisfacción de ver a alguien sonreír. Tampoco es darle a la persona todo en bandeja de plata, todos tenemos que hacer nuestra lucha, vencer nuestros obstáculos, pero si tú te caíste y te diste con todo, por lo menos haz que cuando se caiga el otro, mínimo pueda meter las manos y no quedar todo lleno de moretones como tú. De verdad la humildad es una virtud que te permite siempre ver lo que sucede con una visión real, te permite quitarte la venda y ver cuáles son tus errores, y que puedes hacer para mejorar. Te dejo esta hermosa frase:

No puedo decir que soy la reina de la humildad, a veces fallo, pero trato siempre de ser mejor y de darme cuenta que si deseo crecer, tengo que poner los pies sobre la tierra. ¿Tú que piensas?

Espero te haya gustado esta nota, agradezco que sigas lo que hago y que me des unos minutos de tu tiempo ¡HASTA LA PRÓXIMA!

Nota re diseñada. Fecha original de publicación: VIERNES, 10 DE MARZO DE 2017

By: Elizabeth Albornoz

Mi nombre es Elizabeth Albornoz, soy diseñadora gráfica de profesión, ilustradora por pasión, community manager por experiencia, promotora de la cultura maya por convicción, bloguera porque lo disfruto, dueña de mi tienda de papelería por las ganas de ayudar a todos, ama de casa de medio tiempo y la más fan de la planificación.

totop