Aprendiendo a pensar, no sólo en el dinero

¡Hola de nuevo! La semana pasada, me atrase en subir una nueva nota, el motivo es, porque otra vez me fui de viaje, aunque en esta ocasión, no fue por placer, si no, para seguir trabajando.

Ya te había hablado en notas anteriores (te dejo la nota por aquí, si no la has leído), sobre un proyecto llamado Tihorappers Crew, son unos chicos raperos que cantan en lengua maya, sin embargo, ahora no sólo es “un proyecto”, si no que, es “nuestro proyecto”, estos chicos me han abierto las puertas, así como dado la confianza para hacer que esto siga creciendo.

Mi viaje consistió en ir a Tihosuco (lo cual ¡Me encanta! Porque puedo liberarme de la ciudad un rato), junto a Alan Poot para grabar a los chicos (pronto espero dar más detalles sobre esta producción).

Antes de irme, platicaba con una persona la cual me preguntó hacia donde viajaba y ya después de decirle, me dijo que porque iba ahí, así que, le conté sobre la agrupación, lo que he trabajado con ellos, entonces de repente me dijo “pero… ¿No te pagan?” A lo cual respondí “no, no gano nada”. La persona me miró y me dijo “bueno” ah y me pidió ayuda con su marca lo cual me hizo sonreír pero también reflexionar. 

Quiero decirte que, parte de mi preparación y búsqueda del emprendimiento, es apoyar a más personas que deseen hacer lo mismo, esto quiere decir que mi enfoque no siempre “es el dinero”, pero si, el aprendizaje y/o conocimiento. Es muy cierto, que sin el dinero, no puedes hacer mucho en este mundo, todo se mueve por él, sin embargo, depende de uno si deseas que se mueva contigo o tu te muevas para él. Mi reflexión va de la mano con un libro llamado “Padre rico, padre pobre de Robert T. Kiyosaki”, el cual, conectó perfectamente con esta forma mía de pensar.

Para mí, es importante tomar proyectos que me remuneren monetariamente porque valoro mi trabajo y preparación, sin embargo, en ocasiones, no siempre me rijo por esto. Cuando llegan a mi proyectos con una calidad enorme de aprendizaje, aunque sé que no obtendré algo monetario, decido tomarlos porque me ayudan a formarme, a darle rienda suelta a mi creatividad, pero sobre todo, me ayudan a ver lo que otros no.

No se trata de ir por ahí trabajando gratis, te repito, valoró lo que hago pero estoy muy sujeta al pensamiento de no dejarme llevar por el dinero, me ayuda a pensar fuera de mi zona de confort. En este punto, me encuentro en la búsqueda de la paz financiera, aunque aún tengo cuentas que pagar, necesidades que cubrir y demás, trato de no olvidar que no dependo solo de billetes, porque podría ganarme la lotería, pero si mi pensamiento de dinero-gastar, sigue conmigo, no sabré aprovecharlo para generar proyectos, ideas y/o inversiones que me ayuden a crecer financieramente.

Hoy por hoy, he decidido en darme la lección de trabajar gratis para poder ver las oportunidades que no he visto. Quiero dejarte este extracto del libro:

Cuando padre rico abordó su camioneta, afuera del mini súper, dijo: “Continúen trabajando muchachos, pero entre más pronto se olviden de que necesitan un cheque de nómina, más sencilla será su vida adulta. Sigan usando su cerebro y trabajando gratis y, dentro de muy poco tiempo, la mente le mostrara formas de hacer dinero que van mucho más allá de lo que yo jamás había podido pagarles. Verán cosas que las demás personas no ven porque siempre están en busca del dinero y seguridad…en cuanto detectan la primera oportunidad, las seguirán viendo por el resto de su vida. Aprendan esto y podemos eludir una de las trampas más grandes de la vida”.

Entonces mi respuesta es ¿No gano nada? Al contrario, gano mucho más de lo que podría haber pedido. Si no me crees o eres igual de escéptico que la persona que me pregunto acerca de que es lo que gano, te muestro algunas fotos de este gran fin de semana.


En mi primer día, nos recibieron después de escuchar una hermosa serenata, con delicioso café acompañado con galletas de animalitos (tengo que confesar, que hace mucho tiempo que no las comía).

Levantarte a las 8 de la mañana, después de haberte desvelado mucho, para realizar tomas, sesiones de fotos y terminar riendo o platicando.

No tengo idea que les decía, pero la cara de Henry (último a la derecha), vale oro.

Que te consientan y por fin te lleven a un rancho, en donde pude tocar a los borregos y al caballo.

No desayunar nada, para después ser invitado a comer y que te den de postre esta chulada hecha con miel de abeja (se ve feo pero te prometo que estaba delicioso).

Pero, lo mejor de todo, darte cuenta que haz encontrado una nueva familia ¡Gracias chicos!

¿Tú que opinas? ¿Crees descabellada mi forma de pensar? O ¿Haz hecho lo mismo? Compárteme aquí todos tus comentarios, si estás o no trabajando en algún proyecto al igual que yo o simplemente ¿Qué te parece mi experiencia?

Muchas gracias por leerme ¡HASTA LA PRÓXIMA!

Nota re diseñada. Fecha de publicación original: MIÉRCOLES, 31 DE MAYO DE 2017

totop